martes, 21 de marzo de 2017

Sistemas Auditivos TV: (Argentina) Sol Pereyra estrena el vídeo de "La Im...

Sistemas Auditivos TV: (Argentina) Sol Pereyra estrena el vídeo de "La Im...: ¿Problemas? ¡Claro que no! Sol Pereyra - La Impositiva Una artista imprescindible en la escena musical mexicana (siendo ella argent...

martes, 29 de diciembre de 2015

martes, 29 de septiembre de 2015

MI CASA, TU CASA / LA MUSICA MI PATRIA

Nací en Argentina y hoy vivo en México. Dos banderas con diferentes colores, dos tierras con diferentes sabores y humores. Todo es distinto y a la vez igual. Cada una en un extremo, el sur y el norte de Latinoamérica como para que uno aprenda a vivir en y de los extremos. Llegué y me di cuenta con el correr del tiempo que tu casa puede ser mi casa y mi casa la tuya. Hacer música es lo que me toca, mi condición humana, lo que me sale, lo que siento. Aquí o allá la música suena igual, sale de uno y vive o muere en otros. Más allá de la patria, la música vive por si sola y se consolidó en mí, como una tercer patria, quizás la única, quizás la verdadera, quizás una más de las que habito y habitaré, de última, la vida de eso se trata, de un viaje, desde que llegamos, tengamos o no pasajes, todo es un traslado, todo es un viaje, a otra ciudad, a otro país, a tu escuela, al trabajo, a un concierto, a un encuentro. Y los viajes tienen de todo, y lo tienen aquí o allá, momentos fáciles y difíciles, caminos con piedras para tropezar y aprender, otras para sortear, la clave está en tratar de mover, de avanzar y de vez en cuando pararse en tu lugar preferido del planeta a pensar un momento, para luego poder seguir y en algún momento volver a parar. Eso es para mi vivir/viajar más allá de cualquier lugar. Te recomiendo para tus traslados algunas variadas músicas que te pueden acompañar muy bien: Kenny Arkana, Agustín Lara, Beirut, Asa, The Shadows, Julieta y los espíritus, Sig Ragga, Cecilia Todd, Skatalites, Santigold, Nelson Cavaquinho, Todas las bandas de sonido de las películas de Fellini, Almodóvar, Tarantino, por decir algo.

SOL PEREYRA - "AGUA" - VIDEO CLIP OFICIAL

lunes, 28 de julio de 2014

LO QUE NO SE

Lo que no sé es lo que sé, y de lo que sé, cada vez sé menos. Sé algunas cosas, pocas, que a veces parecen muchas e importantes y en el momento que pueden servirme de algo me doy cuenta que no sé nada de nada, ni si quiera sé de lo que pensaba que sabía. Me consuelo pensando que si no sé ahora por ahí podré saber después. Creo que a veces sé y no sé de manera selectiva, a veces uno no sabe porque no le conviene saber, otras veces elige no saber, otras veces sabe perfectamente y se hace el boludo/a, esta última suelo experimentarla en algunas situaciones de pareja o de niña la experimenté muy a menudo cada vez que estuve a punto de incendiar mi casa o tuve algún desperfecto dentro de mis juegos infantiles (un poco rudos a veces), ante el grito de ¡¡¡¿Quién fue?!!! Desarrollé una buena mirada y expresión en mi rostro que acompañaban un sutil y dulce: no sé. No sé estar quieta, no sé inglés, no sé mover cosas con la mente, no sé cómo ser una buena creyente. Hay días que lo quiero y hay días que no lo sé, no sé si me ayuda la terapia, no sé si algún día tendré casa, hijos, plantas y perros, gatos no, eso si lo sé. No sé si mañana me voy a levantar como siempre o si no me levantaré, eso no lo sé, no sé porque a veces me preocupa tanto saber, no sé para qué. No sé si estará bueno lo que escribo, si alguien le encontrará un sentido o si esto será solo un sonido estampado en un papel, no sé.

sábado, 24 de noviembre de 2012

OJOS QUE VEN, CORAZON QUE SIENTE

Una mañana como cualquiera, una mañana para ella, un medio día para otros, la hora dependía de la persona que la vivía. Sube al colectivo, gente que huele a medio día. Apenas sube avanza 7 pasos quedando al medio, absolutamente rodeada y en segunda fila; no mira demasiado porque no tiene mucho espacio para hacerlo, sólo puede hacer pequeños giros con su cabeza hacia los costados, nada muy interesante aún pero sí. En el primer paneo hay un leve cruce, un chico de ojos casi negros con pestañas largas como las que a ella le gustan, sólo esos ojos pueden llegar a ser algo interesante en que ocuparse durante el resto del viaje; hasta ahora es lo único que ha visto, seguramente si amplía su mirada no todo resulte tan interesante como esos ojos, o si, tener que decidir para ella es un problema, no le gusta tomar decisiones y menos recién levantada, siente que en ese momento no tiene la lucidez para hacerlo y corre riesgo de elegir mal y cometer el error de su vida, también se sabe exagerada por lo que puede ignorarse cuando entra en esos conflictos. Decide seguir mirando. Justo se corren las dos adolescentes uniformadas que venían delante de ella mirándose con otros chicos, con otro uniforme, de otra escuela. Ellas se corren, se sientan, ella casi se sienta, no lo logra, le ganan de mano las adolescentes. Se despeja el pasillo y su objetivo queda a la vista, puede agarrarse del asiento, mira hacia el costado bruscamente, como si no hubiera nada que ocultar, de hecho no tiene nada que ocultar, ¿por qué no mirar?, lo busca, lo encuentra, rápidamente desenfoca de su cara, sólo mira los ojos y va hacia su muñeca que se sostiene con fuerza del caño de arriba, el que está en el techo y al que ella apenas si llega. En la muñeca él tiene una pulserita de gamuza y cuero marrón, fea, muy fea, al menos para ella, no dice demasiado o dice justamente que él no es de su estilo, se anima a mirarlo más, ya no le tiene miedo ni siquiera a la posible indiferencia de él, ya no le importa porque sabe que él ya no le interesa y no va a sufrir. Mientras lo mira impunemente descubre que él la está mirando, y tiene la sensación de que lo hace desde hace un buen rato. Ella piensa que él piensa en ella, en que es linda, en qué hará, y por momentos le cae bien y hasta siente lástima por él, porque ella ya no lo elige, ya se dio cuenta que no es él, en cambio siente que él si la elige como la mejor opción del colectivo y porque no, hasta de su vida, ella lo da por sentado. El la está mirando desde hace rato y ella se asume seductora y algo especial. Se desocupa un asiento. Me corresponde, no cabe duda porque estoy junto a ese asiento así que lo ocupo sin culpa alguna, no hay ancianos ni discapacitados, por suerte está lejos de los asientos de adelante, tengo ganas de viajar sentada, mira a cuanta distancia está de adelante y ve a una chica que la mira, ella le ve cara conocida pero no, no la conoce, se miran de vez en cuando y cada tanto ella vuelve al de los ojos lindos que ya es un pobre infeliz por el que siente lástima por haberle roto el corazón. Al lado de la chica de adelante hay otro chico, ese sí le interesa, tiene algo que ella identifica rápidamente como lo que le interesa, piensa en el de los ojos negros, pongámosle Tomás, pobrecito, ella ya tiene en la mira a , a, a Facundo, pongámosle Facundo, el que acompaña a la de adelante, lo ha hecho inconsciente, piensa, lo de ponerle Facundo, porque justo tiene patillas grandes, como las de Facundo Quiroga, lo recuerda, a ella le cae bien Facundo Quiroga y tuvo un compañero en la escuela que se llamaba Facundo y que también le caía bien, más puntos a favor del muchacho de adelante, el supuesto Facundo cada vez le agrada más, pero él no la mira, no porque no le interese, él aún no ha mirado para atrás, ella le clava los ojos para lograr que él la mire pero él parece calmo con la mirada y la cabeza en otra cosa, ella no se va a dar por vencida hasta saber que él no tiene interés en ella, y le cuesta lograr que él mire hacia atrás, mientras tanto piensa, pobre Tomi, lo siento, ya elegí a otro, siente que Tomás lo sabe y ya le ve cara triste, ella empieza a sentir angustia, se siente culpable, pero bueno, se enamoró de otro, sucede, no es culpa suya, para colmo presiente que Facundo está con otra, con la que se miraba al principio, con la que se veían cara conocida, quizás ella la miraba como diciéndole no mires a Facundo que viene conmigo, quizás no, quizás simplemente la conozca de algún lado, ya no importa, por fortuna ella se sienta; él, Facundo, le cede el asiento, sí, sí, están juntos, ya me di cuenta, pero eso no significa nada, pueden ser primos o hermanos o amigos, él tiene unas manos hermosas, debe ser una persona calma, ella piensa que él le haría bien, tiene el pelo justo como le gusta, se lo imagina al tacto en su mano, sí, es suave, y por fin se da el gran suceso, él , Facundo mira hacia atrás, pero lo hace velozmente y ella justo se había distraído abriendo la ventanilla así que ahora no sabe si la miró y le gustó y justo giró su cabeza para que ella no lo note, si no la miró, es decir miró para atrás pero no la vio o si directamente la vio pero no le interesó, no se rinde, mira con más fuerza hasta lograr que él la mire de nuevo y ella pueda comprobar si es amor verdadero o sólo algo fugaz que le pasa sólo a ella, sus ojos lagrimean por la fuerza y la fijación de sus ojos, en ese momento Tomás se va hacia atrás, a ella le cae una lágrima y piensa, es una lástima que se baje, pero bueno, en fin, hacía rato que sabía que ya no le interesaba, pasan unos minutos pero con Facundo no ha pasado nada, suben dos chicos de unos 16 años que se paran y se toman de dónde ella se había agarrado cuando iba parada, ella los mira, uno de ellos la mira rápidamente y sigue en lo suyo, ellos subieron juntos pero no se hablan, ella comienza a aburrirse, saca un papel de su bolso, lo lee, en realidad no le interesa demasiado, lo guarda nuevamente, abre un poco la ventanilla, vuelve a abrirla otro poco, el sol le molesta en los ojos, por unos minutos se había olvidado de Facundo, pero ahora que lo recordó vuelve a mirarlo, justo él estaba mirando para atrás y giró rápidamente, nuevamente ella no sabe que siente Facundo por ella, si al menos se hubieran encontrado sus miradas un segundo, si así hubiera sido, ella sabría de qué tipo de amor estamos hablando pero no, se le escapó de los ojos por segunda vez, piensa, de todos modos, que sí, que es probable que algo haya, aunque sea leve, ella reconoce que a veces hace bruscos giros cuando no quiere que alguien la descubra mirando. De todos modos, ya se está dando por vencida, comienza a reconocer el paisaje en el que ella se baja habitualmente, mira por última vez, lo saluda mentalmente y va hacia atrás para descender y en su trayecto lo encuentra a él, a Tomás, que no había bajado y que la mira atentamente, ella siente lástima y a la vez amor por él que todavía está ahí, que siempre la estuvo esperando, se emociona, siente cariño por él, valora su gesto y sin mirarlo pone sus mejores caritas de seducción ingenua, se las dedica, toca el timbre por segunda vez, (no estaba segura de que hubiera sonado), mueves sus pies simpáticamente, como si lo saludara a través de ellos. Llega a su parada y baja.